Los agricultores urgen un debate estatal sobre la sequía

Compartir

La actual sequía urge a abrir un debate estatal, amplio, despolitizado, sobre el agua en el que, entre otros, se plantee continuar la modernización de regadíos, cambiar el mapa de cultivos y apostar por I+D+i para nuevas variedades más adaptadas a las condiciones climáticas, según el sector agrario.

11-09-2017  

Fuentes de Cooperativas Agro-alimentarias y Asaja, COAG y UPA consultadas por Efeagro coinciden en que es urgente solventar los problemas cíclicos de escasez de agua en el campo, poner en marcha medidas para su uso sostenible y eficiente, sin perder de vista la función social de la agricultura, del regadío, en el rural.

En el debate (administraciones y los afectados por la escasez de un recurso tan preciado como el agua), han apuntado, también se debe hablar de trasvases, de abaratar el precio del agua desalada o del desarrollo de la tecnología necesaria para que el agua regenerada en áreas urbanas llegue al campo, para evitar que parte del agua, que puede servir en la agricultura, termine en el mar.

Todos los datos (temperaturas elevadas, escasas precipitaciones, estado de los embalses…) apuntan a que España atraviesa su segundo año de sequía y que si 2018 no viene acompañado de lluvias -no torrenciales, más perjudiciales que beneficiosas para el campo- los problemas se agudizarán.

Prioridad en la agenda política

Analizar y debatir sobre los acciones necesarias para hacer frente a la sequía debe ser una prioridad en la agenda política, pero también en la económica, porque acordar medidas sin que cuenten con dotación presupuestaria suficiente no tiene sentido, según el técnico de seguros agrarios de Cooperativas Agro-alimentarias, Jesús Gustrán.

Gustrán ha urgido, con miras al interés general, a constituir una mesa, promovida desde las administraciones, pero en la que se cuente con un nivel técnico cualificado, para que se hable con “seriedad y rigor” del agua y con unos plazos marcados.

“Debemos adaptarnos a los tiempos que corren” para asegurar la competitividad de la agricultura, ha afirmado el secretario general técnico de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Ciudad Real, Arturo Serrano.

Serrano ha citado como ejemplo a la agricultura castellanomanchega que “ha tenido que transformarse por necesidad”, para usar solo el agua disponible, hacia sistemas de riego por goteo o modernas infraestructuras por aspersión.

Los ciclos de sequía serán cada vez más habituales

“Los ciclos de sequía serán cada vez más habituales y el crecimiento agrario tiene que tener en cuenta esta situación”, ha señalado el responsable nacional del sector de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora.

El sector es consciente de que esa situación de falta de agua implica también plantearse si es lógico mantener determinadas producciones en zonas con déficit hídrico, con cultivos que hacen un uso excesivo de agua como por ejemplo el arroz o la lechuga en ciertas áreas.

Planificar los cultivos en función del agua que necesite su producción se antoja imprescindible, mientras que prácticas de riego como el de inundación o “a manta” deben sustituirse por otros sistemas de riego, para los que, según el sector, se necesitan “más inversiones” en infraestructuras hídricas.

También es necesario invertir en I+D+i para obtener semillas adaptadas a unas condiciones climáticas más adversas y con unos ciclos productivos más cortos.

Más inversiones en infraestructuras hídricas

El secretario de Agricultura de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Nacho Senovilla, ha resaltado que hay que abrir un debate profundo en el que no solo se hable de la mejora de regadíos, sino que se aborden cambios referentes a prácticas culturales o a la adopción de nuevas variedades, entre otras.

Serrano ha destacado que desde Asaja hace años se reclama un Plan Hidrológico Nacional (PHN), despolitizado, para que se puedan gestionar correctamente los recursos hídricos.

El sector agrario tiene capacidad para seguir creciendo, siempre y cuando se aborde un crecimiento sostenible, razonable y con garantías, ha asegurado Góngora.

Gustrán ha abogado por promover, con proyectos técnicos sólidos, infraestructuras que doten de los recursos necesarios a todas las autonomías.

Han reconocido que el debate es complicado y difícil, porque entran en juego muchos localismos, pero que debe haber sensibilidad para alcanzar acuerdos que aseguren la supervivencia del sector agrario y beneficien al conjunto de la sociedad.

Fuente: EFE agro