Los conflictos y los impactos climáticos lastran la seguridad alimentaria a pesar de la creciente producción mundial de alimentos

Compartir

El informe de la FAO indica un repunte de las cosechas en la mayoría de los países de bajos ingresos con déficit de alimentos

06-10-2017  
 Las abundantes cosechas en América Latina y la recuperación de la producción agrícola en África austral van camino de mejorar la situación mundial de suministro de alimentos, pero los persistentes conflictos civiles y los impactos climáticos dificultan el avance hacia la reducción del hambre, según advierte una nueva edición del informe de la FAO Perspectivas de cosechas y situación alimentaria.

Los huracanes en el Caribe y las inundaciones en África occidental pueden mermar los rendimientos agrícolas a nivel local, pero las tendencias generales de la producción alimentaria son positivas, impulsadas por las expectativas de una producción récord de cereales en varios países.

Alrededor de 37 países -28 de ellos situados en África- requieren ayuda alimentaria externa, según el informe trimestral de la FAO. Son los mismos que aparecen en la edición anterior del mes de junio: Afganistán, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Chad, Djibouti, Eritrea, Etiopía, Guinea, Haití, Iraq, Kenya, Lesotho, Liberia, República Popular Democrática de Corea, Malawi, Mali, Mauritania, Mozambique, Myanmar, Níger, Nigeria, Pakistán, Sierra Leona, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Swazilandia, Siria, Uganda, Yemen y Zimbabwe.

Los conflictos continúan afectando profundamente a la agricultura y la seguridad alimentaria en la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Iraq, el norte de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur, Siria y Yemen, y con frecuencia conllevan otras consecuencias, debido a los desplazamientos de población y la mayor inseguridad civil. Los eventos meteorológicos extremos en 2017, incluidas las sequías, también han agravado su impacto en algunos países, en especial en Somalia y el sur de Etiopía.

Recuperación tras El Niño

Se prevé que la producción mundial de cereales alcance un nivel récord en 2017, con cerca de 2 611 millones de toneladas. Si bien ello obedece a los notables avances en Argentina y Brasil, también cabe destacar el aumento previsto este año de más del 10 por ciento en la producción total en África, liderado por mayores cosechas de maíz en el sur de África, donde los agricultores fueron duramente golpeados el pasado año por el fenómeno climático El Niño- y por el incremento de la producción de trigo en los países de África del norte.
Fuente: fao