Simplificación de la PAC

Compartir

La PAC está delineada en torno a cuatro normativas que cubren el desarrollo rural, la financiación, los pagos directos a los agricultores y las medidas de mercado. Su objetivo general es garantizar la seguridad alimentaria, promover la agricultura sostenible y las buenas prácticas medioambientales, y ayudar a lograr un desarrollo equilibrado para evitar que las áreas rurales se conviertan en zonas pobres.

31-07-2017  

En junio de 2013 los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) aprobaron la primera gran reforma de la Política Agrícola Común en una década, tras varios meses de tira y afloja y polémicas sobre cuotas, subsidios y medidas para mejorar la transparencia en materia medioambiental y una de las claves fue la apuesta por la simplificación de la PAC

Pero cuando las nuevas reglas entraron plenamente en vigor en 2015, con un año de retraso, algunos líderes políticos comunitarios que la aprobaron pidieron que se realizaran cambios en algunas directrices que, a su juicio, eran excesivamente complejas de gestionar y administrar.

En 2016, la Comisión Europea emprendió algunas iniciativas con el objetivo de simplificar la PAC y ayudar a los agricultores y ganaderos a aplicarla, al tiempo que aseguraron que el proceso continuaría hasta 2020.

En 2017 se aplicó la primera de esas medidas de simplificación, pero todavía queda mucho por hacer, aseguran las asociaciones de agricultores de la UE.

En referencia a la nueva PAC, después de 2020, el presidente de la asociación de agricultores europeos (Copa-Cogeca), Martin Merrild, aseguró a EURACTIV.com, socio de Efe: “Necesitamos una simplificación, . La PAC debe ser simple. Hablo con muchos agricultores, y ese es el mensaje principal que nos trasladan. Hacedlo simple para que lo entendamos y, sobre todo, para que podamos dormir por la noche”.

Además de la simplificación, los legisladores de la UE están analizando maneras de “producir más con menos”, lo cual significa aumentar la productividad para alimentar a una población en constante crecimiento, y, al mismo tiempo, proteger el medio ambiente utilizando menos insumos.

La nueva PAC para después de 2020 intentará encontrar un equilibrio entre esos objetivos. La Comisión Europea también llevó a cabo una consulta pública, y la introducción de las nuevas tecnologías (la “agricultura digital”) en el sector agrícola fue uno de los temas candentes.

No obstante, no está claro todavía cómo podrá encajar la denominada “agricultura de precisión” en la nueva PAC.

Fuente: agroinformación